Cuando las enfermedades Buenas se vuelven Malas…

¡¡BUENAS NOTICIAS, AMIGOS!!! (como dice el Profesor Hubert J. Farnsworth de Futurama, quien haya visto el programa sabrá que Siempre son Malas Noticias)… Señorita E.M. decidió fortalecer nuestra relación y llevarla al Segundo Nivel: Secundaria Progresiva, lo que quiere decir que ahora no necesita Brotes para avanzar (aunque éstos no quedan descartados), es decir, ella ahora no parará de aumentar el deterioro (o sea de demostrarme su amor verdadero). Según mi cita de ayer avancé de 1.5 a 4.5 en la escala de progresión de la enfermedad (cero es sano, y 10 es muerto) ¡en sólo 3 años!, y sin brotes significativos, lo que significó para los Doctores que ella, paso a pasito, calladita, estuvo trabajando ininterrumpídamente (que chica tan apasionada) estos 3 años: más vale paso que dure que trote que canse (los Brotes).

Pero algún consuelo me dieron, soy candidato a un medicamento de última, última generación que promete, por fin, contener el avance de esta encarnación de la E.M., la Secundaria Progresiva (a real breaktrough, un súper avance, pues), ¿será?. Pero para empezar tendrían que decidir que sí tienen para mi… y a menos que los efectos secundarios sean horribles y dolorosos no creo que sea el caso (que me den medicina no que sean horribles y dolorosos, la cosa es así chato: si son horribles y dolorosos sí te dan si no, no), pues en mi vida sólo existe la mala suerte, algún tipo de bendición/maldición, de milagro que nadie quiere, y que yo aún no descifro y tampoco sé usar.

A diferencia de la vez en que fuimos presentados formalmente, cuando fue un día nublado y en el Radio se oía a Lenny con “Esto no se acaba hasta que se acaba (it ain’t over ‘til it’s over), ayer fue un día soleado y despejado, ni tráfico tenía Insurgentes Sur, parecía escena de “El Abogado del Diablo”. Ya lo dice mi papá Borges: Salvo en las severas páginas de la Historia, los hechos memorables prescinden de Frases memorables (en este caso, de Canciones memorables). A diferencia de la vez anterior (en que me diagnosticaron clínicamente), que lo tomé con estoicismo, ayer de plano hubiera querido llorar, quebrarme, desmoronarme… pero perder la compostura y la dignidad sólo tiene chiste si le importa a alguien o si tienes un testigo, si nadie te quiere (Ouch!) o está atrapada en el pasado congelado, o en forma de vapor en el futuro lejano, y andas solo como dedo gordo… qué caso caso tienen las lágrimas (como dice mi hijita: A chillar a su casa). Además fue una noticia largamente esperada, siempre supe que este día llegaría, incluso escribí hace como 20 años un poema para la ocasión (des)afortunadamente lo perdí, pero recuerdo que en su realidad poética andaba ya en silla de ruedas, mis manos ya no me obedecían y era incapaz de expresar emociones humanas, quizá fue un recuerdo del futuro, como la canción de Cerati, Primavera 0.

Ni aún ahora es momento para dramas, EM se va a ir paso a pasito, tan lentamente que no me voy a dar cuenta del pasito, aunque sí del camino recorrido. Nunca vemos cómo se mueve la Luna, pero sabemos que al amanecer ya no estará ahí.

B.-*

Actualización del 3 de febrero 2017, gracias a mi Doppelgänger (ese doble que cada uno tiene y anda por ahí deambulando) recién encontré el citado poema hace unos días, lo leí y me  pareció pueril, el Universo estará mejor sin él, mejor que se vuelva a perder y así puedo atribuirle yo o cualquiera, virtudes que no tiene, pero que puede adquirir en la imaginación de quien lo intente, algún Tlönista dedicado lo logrará.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s